Dr. José Víctor Tisner Nieto, doctorado en Medicina y Cirugía y especialista en Otorrinolaringología tiene amplia experiencia en niños y adultos, el ronquido y apnea de sueño, ruidos en los oídos o acúfenos, sordera, mareos y vértigos, etc.

Artículos destacados

AUMENTO DE LA SECRECIÓN NASAL: La rinorrea o secreción nasal abundante es un signo presente en muchas manifestaciones de la vía respiratoria superior, así tenemos: Resfriado común, Gripe, Rinitis alérgicas, Poliposis nasal, Sinusitis, Infecciones bacterianas, etc. Cuando hay un exceso en la producción de moco, éste puede bajar por la parte posterior de la garganta, ocasionando tos crónica que empeora al acostarse. Si la excesiva secreción de moco alcanza en la parte posterior de la nariz, llamado cávum, el orificio de entrada de las trompas de Eustaquio, puede complicarse el cuadro con otitis media o bien otitis seromucosa.

HONGOS EN CONDUCTO, OTOMICOSIS: La presencia de hongos en los conductos auditivos es frecuente en practicantes de natación, así como ocasionalmente otitis de la piscina o del veraneo en el mar. También puede ocurrir en pacientes con trastornos de las defensas, o con tratamientos inmunosupresores, como los corticoides. Si no se tratan adecuadamente, se cronifica afectándose también el pabellón auditivo. La correcta limpieza del oído afectado y la cura adecuada, lleva a la curación. El merthiolate es muy muy útil en otomicosis.

VÉRTIGO DE APARICIÓN BRUSCA, con sensación de dar vueltas, naúseas y vómitos, de larga duración y precedido de un catarro de vías altas es muy sugestivo de neuronitis vestibular. La audición no está afectada. La resolución del proceso puede ser de 1 mes aproximadamente.